Colin Kaepernick, el jugador de fútbol americano

Colin Kaepernick, el jugador de fútbol americano que protestó durante el himno estadounidense por la violencia racial, enfrenta una paradójica situación: el Museo de Historia Afroamericana ha adquirido varias de sus prendas mientras los equipos no le contratan por su “antipatriotismo”.”Debería estar al lado de Mohamed Ali. Es el Ali de nuestra generación”, ha se?alado el sociólogo Harry Edwards sobre Kaepernick al compararlo con el legendario boxeador y luchador por los derechos civiles.El citado museo, inaugurado en 2016 por el entonces presidente de Estados Unidos Barack Obama, incluirá varias de sus camisetas y cascos en una próxima muestra sobre el movimiento “Black Lives Matter” (Las vidas de los negros importan).Kaepernick, hijo de madre blanca y padre negro, desató la polémica la pasada temporada cuando, en lugar de levantarse para escuchar el himno estadounidense antes de un partido con su equipo, los San Francisco 49ers, se arrodilló en se?camisetas de futbol americano al de protesta por los recientes casos de violencia policial contra afroamericanos.”No voy a levantarme para mostrar orgullo por la bandera de un país que oprime a la gente negra. Para mí, esto es más importante que el fútbol y sería egoísta por mi parte mirar a otro lado”, sostuvo.Pese a haber llevado a los San Francisco 49ers a la final de la Liga de Fútbol Americano (NFL) en 2012 por primera vez desde 1994, el jugador se encuentra sin equipo desde el fin de la pasada temporada y algunos directivos han reconocido que su contratación sería contraproducente por su simbolismo.”En todos los a?camiseta de futbol baratas os en esta liga, nunca he recibido más cartas emocionales que con este tema.

Si cualquiera de nuestros jugadores hace alguna vez eso, no volvemos a otro partido de los Giants. No fue una o dos cartas. Fueron muchísimas”, afirmó Mara.Los ángeles acoge desde hoy una exposición fugaz (pop-up) sobre el exdeportista O.J. Simpson, protagonista de uno de los juicios más mediáticos de los a?os 90 en EE.UU. y en el que fue acusado de dos asesinatos.“El juicio de O.J. ha sido una obsesión de por vida para mí. Todo el mundo conoce la versión mediática, pero ‘The O.J. Simpson Museum’ es la jerga de la gente”, se?aló en un comunicado de prensa el comisario de la muestra Adam Papagan.Simpson entró posteriormente en la cárcel por un delito cometido en 2007, cuando ayudado por otros cinco hombres asaltó una habitación de un hotel de Las Vegas para hacerse con unos objetos de coleccionista entre los que había artículos que consideraba que eran propiedad de su familia.Retirado de los banquillos desde hace varios a?todo camisetas futbol os, algunos equipos todavía llaman a su puerta en busca de la victoria, pero también del espectáculo. ángel Cappa (Bahía Blanca 1946) mantiene los pilares de sus ideas sobre fútbol y la vida con el vigor de un juvenil. Al exentrenador del Real Madrid, Tenerife, Las Palmas, River Plate, Huracán o Racing de Avellaneda, entre otros equipos de élite, le queda, como al poema de Blas de Otero, “la palabra”.

Y en su caso es un tesoro porque es excepcional encontrar a un trabajador del fútbol decir lo que piensa. Quizá es porque es un hombre sin teléfono móvil, que nunca tuvo un representante y que siempre puso sus ideas por encima de los compromisos de un mundo millonario.